Nacido el 25 de abril de 1808, Michele de Napoli a instancias de su padre Giuseppe, un abogado, se trasladó a Nápoles en 1828 para estudios jurídicos. Obtuvo una licenciatura en derecho (1833) se matriculó en el Instituto Real de Bellas Artes en la misma ciudad, donde se convirtió en alumno de Costanzo Angelini. Él reconoce el valor y el temperamento para designarlo como “León de la Academia”. Algunas obras entre 1837 y 1839 tienen que consagrar el éxito: Alejandro y su doctor Felipe (1837), la muerte de Alcibíades (1839).

En Roma, ganador del pensionista de la Academia de Napoles, su educación se expande, gracias a la Conferencia impartida por Vincenzo Camuccini, figura de referencia para las generaciones de jóvenes artistas del sur, direcciones de socorro figurativa: “el neoclasicismo, en doble alma representada por el fuerte estilo heroico de Camuccini y por el equilibrio formal más delicado, sensible y sensual y sentimental de las obras maestras de Canova; la producción de los nazarenos y las experiencias románticas; la gran tradición del siglo XVI de pintura y clasicismo de Raffaello y Carracci y las más pronunciadas tendencias contemporáneas” (v. Pugliese). Pertenece a esos sentimientos El creador de Prometheus del primer hombre que Athena da el alma de 1841. Regresó a Nápoles, a la carrera artística lanzada (se recuerdan Los cuatro evangelistas y Los dos Santos de la iglesia de Montevergine, Las historias de Santa Lucía para la iglesia, el San Francisco mostrando los estigmas que se fusionaron en las colecciones reales, San Tomàs que establece la oficina de Sacramento y San Domenico quien predica a los Albigenses para s. Domenico Maggiore), apoya los esfuerzos educativos y político-culturales : miembro correspondiente de la Academia, profesor honorario en el Instituto de Bellas Artes, miembro de la “Comisión para la reforma del Instituto de Bellas Artes”.

Los años siguientes a la unificación de Italia serà otra vez concejal de la ciudad de Nápoles y Inspector del Museo Nacional, miembro de la Junta, Director del Instituto de Bellas Artes. El temperamento fuerte es de impedimento a la carrera académica y la opinión expresada por la Comisión para el concurso de Angelini ,del profesor de dibujo, de la cual nuestro profesor fue excluido, subraya los trazos: “el ingenio extraordinario, nacido para grandes cosas, pero intolerante, orgulloso despreciador de cánones dejados por los antiguos maestros, innovador y peligroso rebelde”.

Regresado en Terlizzi en 1863, tras la muerte de su padre, espera a que la administración de los bienes de la familia con la colaboración de la mujer Luisa Patella, que se había casada en 1861. También en la ciudad natal de la actividad artística tiene un compromiso político, civil y cultural: ocupa el cargo de concejal de la ciudad, entonces alcalde de Terlizzi (1867-1870) y diputado provincial. Importante fue el impulso dado a la conclusión de la obra de la Catedral y del Teatro Comunal. Su proyecto para la “máquina de partido” que anualmente lleva en triunfo la imagen de la Virgen de Sovereto. Para la educación de los niños y de los jovenes trabaja para la expansión de las escuelas (primaria masculino y femenino) y secundaria (Gymnasium). También se ocupa del centro antiguo de la ciudad e de intervenciones urbanas. En lo artístico estàn incluidos numerosos lienzos para la decoración de la Catedral de Terlizzi.

Para la Catedral de Altamura realiza el Bautismo de San Agustín y La muerte de San Jerónimo (1877), mientras que otros temas religiosos están condenados a la Catedral de Andria.

De Napoli murió en Terlizzi el 2 de marzo de 1892.


Condividi

MICHELE DE NAPOLI