Corrado Domenico Nicolò Antonio Giaquinto nació en Molfetta en 1703, por Francesco, un sastre napolitano, y Angela Fontana, el quinto de ocho hijos.

Entrò muy joven en el taller del pintor Saverio Porta (1667 ca – ca 1725) y, en torno a 1721, se fue a Nápoles, donde permaneció durante cerca de seis años, no sin regresos en el hogar, durante los cuales fue capaz de profundizar el conocimiento de obras de los grandes maestros de esa escuela: Francesco Solimena, Nicola Maria Rossi y Luca Giordano.

En 1727 se trasladó a Roma, el centro de los más prestigiosos, donde junto con otros artistas, como Sebastiano Conca, recibe asignaciones de prestigio en el campo de la pintura decorativa.

En la Ciudad Eterna abrió su propia tienda en el Ponte Sisto, en la parroquia de San Juan de la Malva, con el estudiante Giuseppe Rossi, que es un testigo de la boda del maestro con la romana Caterina Agata Silvestri.

En 1733 fue invitado por el arquitecto Filippo Juvarra en Turín, aquí se suma al retablo de San Juan Nepomuceno, de Sebastiano Conca, en la iglesia de San Felipe, las figuras de María y un ángel; Mientras tanto, decora, en la misma ciudad, la Villa della Regina con un triunfo de los dioses – fue destruido durante la Segunda Guerra Mundial – Muerte de Adonis y Apolo y Daphne, además de dirigir las historias de la Eneida sobre algunas sobrepuestos.

Regresó a Roma en 1735, perdió a su esposa Caterina y bebé hijo Gaspare de un parto prematuro.

Alrededor de 1738 en Turín completaría las obras de la Capilla de San José de la iglesia de Santa Teresa, el fresco de la Asunción de San José y de las pinturas del resto de Egipto y del Tránsito de San José, cuyo boceto se encuentra ahora en Savoy Galería.

En 1739 estuvo de nuevo en Roma y lleva a cabo, para la iglesia parroquial de Rocca di Papa, la Asunción de la Virgen, encargado por el sobrino del papa Alejandro VIII, Pietro Ottoboni.

El 03 de enero 1740 otorga la Academia de San Lucas, de la que se convirtió en un miembro, el boceto de la Inmaculada Concepción con el profeta Elías, preparado para la iglesia del Carmine en Turín: el lienzo, encargado por el marqués Giuseppe Turinetti de Priestland, vino a Turin el 12 de julio 1741.

En Roma, Giaquinto también estuvo a cargo de comisiones por Carlos III de España, quien le dio una pintura para la iglesia de la Santísima Trinidad de los españoles en Via Condotti.

En 1743 obtuvo el encargo de ejecutar dos pinturas de dimensiones imponentes en la basílica romana de Santa Croce in Gerusalemme, que representan la Virgen que presenta St. Elena y Constantina a la Trinidad en el techo de la nave, y, en la bóveda del transepto, la aparición de la Cruce.

En 1743 le fue encargado, junto con Sebastiano Conca, la decoración de la capilla Ruffo en San Lorenzo in Damaso; Corrado pinta al fresco en la bóveda Moisés que recibe las Tablas de la Ley y Cuatro heroínas bíblicas en las pequinas; mientras Conca hace el retablo. Estilísticamente cerca del fresco de San Lorenzo in Damaso es el momento con la Religión y las Virtudes Cardinales pintada por Giaquinto en un apartamento de Giacomo Borghese a la segunda planta del edificio, la única intervención conocida del pintor en un palacio romano.

El 07 de enero 1745 el pintor se casa con Gertrude Maggi.

Al año siguiente volvió a trabajar en la iglesia de San Nicolás de Lorena, para el que pintó dos lienzos que representan San Nicolás salva a los náufragos (perdido, sigue siendo el borrador en la Pinacoteca Provinciale di Bari) y San Nicolás bendice a los guerreros.

Entre 1744 y 1747 hace por la capilla de San Juan Bautista en la iglesia de San Rocco en Lisboa un Pentecostés (ahora en el Palacio Nacional de Mafra); al mismo tiempo, se da cuenta del retablo para el altar mayor de la iglesia de San Conrado en Molfetta, que representa la Asunción con los santos Corrado, Nicola, Antonio da Padova, Pietro y Paolo, y el obispo Antonio Fabrizio Salerni (la hoja se mueve a la Catedral en 1785 ).

La adhesión al tema clásico también se encuentra en los frescos para el ábside de Santa Croce in Gerusalemme, donde el artista vuelve a trabajar siete años después de su primera intervenciòn.

Encargado por el cardenal titular Joachim Besozzi y concluso en 1752, que representa a Moisés que eleva la serpiente de bronce e Moisés que hace que el agua salga a borbotones de la roca, y son la culminación natural de un programa iconográfico unificado que comenzó en las pinturas renacentistas del ábside.

En enero de 1750 Giaquinto firmó un contrato para pintar la cúpula y pechinas de la capilla de Santa Maria del Popolo, en la Catedral de Cesena con La genealogía y el triunfo de la Virgen.

Además de los frescos de la Catedral, lejos del clima de las obras romanas clásicas, el artista lleva a cabo para la ciudad de Ravenna también el retablo de la Natividad de la Virgen con San Manzio en la Iglesia de la intercesión y el, perdido, con los santos Elia, Alberto y Maria Maddalena de Pazzi a la iglesia de los Carmelitas Descalzos.

En 1753, en el apogeo de su fama internacional, se fue a Madrid, donde fue nombrado “pintor de la corte” de la corte española y director de la Academia de San Fernando. En los mismos años Giaquinto trabaja en el Palacio Real de La Granja, Segovia y en la Basílica de Nuestra Señora y San Antonio en Mafra, Portugal.

Vuelve a Nápoles en 1762 en la corte del hijo de Carlos de Borbón, Fernando IV de Borbón. Su último encargo importante fue una serie de pinturas de la iglesia destruida de San Luigi di Palazzo, recientemente restaurado por su amigo Luigi Vanvitelli.

Él murió en Nápoles en 1766.

Los textos han sido tomados de:

Gelao, Clara (ed.), Alrededor de Corrado Giaquinto: adquisiciones, donaciones, restauraciones 1993-2004, catálogo de la exposición (Bari, Provincial Galería de Arte “C. Giaquinto,” 20 noviembre 2004 hasta 27 febrero 2005), El bautta, Bari 2004

Meyer, Susanne A., Giaquinto, Corrado en “Diccionario Biográfico de los italianos” vol. LIV, Instituto de la enciclopedia italiana, Roma 2000, pp. 562-567

Mossetti, Cristina, Traversi, Paola (eds.), Juvarra a Villa della Regina: las historias de Eneas por Corrado Giaquinto, catálogo de la exposición, Editris 2000 Torino 2008

www.museodiocesanomolfetta.it


Condividi

CORRADO GIAQUINTO